epicondilitis 1

Epicondilitis

¿Qué es epicondilitis? La epicondilitis es un dolor localizado en el epicóndilo, que puede ser muy doloroso o cuando es muy grave, e incluso imposibilitar algunos movimientos simples como girar el pomo de la puerta, o verter una bebida.

El epicóndilo está ubicado a la altura de la articulación del codo: es fácilmente identificable llevando el brazo a 90 grados, doblando el codo y girando la mano colocando la palma hacia abajo. La zona por encima del codo, de hecho, es la que se ve afectada por la epicondilitis, la epincodilopatía más común, que consiste en la inflamación de los músculos que se insertan en el epicóndilo.

A menudo recibe el nomnbre de codo de tenista, ya que el tenis es uno de esos deportes que a menudo causa inflamación del epicóndilo.

Cabe recordar que también pueden verse afectados otros sujetos, como albañiles y trabajadores no calificados, o cualquiera que realice repetidamente movimientos de flexión del brazo y rotación de muñeca como en el trabajo de oficina.

¿Cuáles son las causas de la epicondilitis?

Generalmente, la coexistencia de patologías que afectan a la columna cervical  (c5-c6-c7), y precisamente la coexistencia de Dolor de Cuello , debe despertar sospecha y atención en el tratamiento para evitar el fracaso, debido a la incompletitud del tratamiento en el origen del problema.

Síntomas: ¿Cómo sé que padezco la enfermedad epicondilitis?

El dolor específico a la palpación del epicóndilo representa el signo que caracteriza la afección. Se realiza sobre el codo doblado a 90 grados, por lo que se palpa el tendón epicondilar común, el espaciamiento humero-radial, el borde externo de la cabeza radial y la zona por donde emerge el nervio radial.

Al palpar, casi siempre se aprecia un par de cordones miálgicos en el músculo supinador corto y en los músculos radiales.

Otro signo casi seguro es el dolor que se produce en los músculos epicondilares, cuando se solicita una extensión contrastada de la muñeca con dedos flexionados y una extensión contrastada de los dedos, especialmente del dedo medio.

Los síntomas más comunes son:

  • dolor que puede irradiarse desde la parte externa y superior del codo hasta el antebrazo y, a veces, la muñeca
  • dolor al mover o usar la muñeca de otra manera
  • debilidad de los músculos del antebrazo (pérdida de fuerza)
  • El dolor comienza gradualmente y tiende a empeorar durante unos días o durante las siguientes semanas.
  • El sujeto siente dolor al usar la mano para agarrar, estrechar la mano y de formas sencillas, como girar un asa, agarrar una botella o sostener una sartén.
  • Como la articulación del codo se ve afectada, también puede haber una sensación de dolor en el movimiento de flexión del codo.
  • En casos severos, incluso las tareas que requieren un agarre fino, como sostener un bolígrafo para escribir, pueden ser un desafío.

Epicondilitis de codo: Tratamiento

Generalmente esta patología es muy difícil, y el tratamiento oral con antiinflamatorios no suele ser suficiente.

Si los síntomas dolorosos persisten, se debe considerar el tratamiento fisioterápico de la epicondilitis lo antes posible para evitar fenómenos crónicos, que pueden alargar mucho la cicatrización.

En primer lugar, la causa del dolor debe eliminarse por completo hasta que el dolor desaparezca (Raqueta de tenis, trabajo manual intenso, etc.)

Como segundo remedio, se recomienda la crioterapia: Bolsa de hielo clásica, con cubitos, para colocar en la zona dolorida durante al menos 15 minutos, 3 veces al día.

Puedes intentar tratar la zona con compresas de noche de crema antiinflamatoria (Voltaren, dicloreum, etc. etc. o cremas naturales como árnica). Se pone una cantidad de crema sin masajear y se cubre la zona con film transparente y se deja toda la noche. El calor y la no transpiración aumentan la porosidad de la piel, lo que permite una mayor penetración del fármaco. No continúe con esta práctica durante más de 1 semana.

Durante el día, es posible intentar mejorar la “Sobrecarga” del epicóndilo, mediante el uso de un pequeño corsé, que debe colocarse inmediatamente debajo de la zona dolorida, justo en la zona blanda al tacto.

Epicondilitis y ratón

El ordenador es ahora una parte integral de nuestra vida laboral y social y, a menudo, existe una gran correlación entre la epicondilitis y el ratón.

Un ratón de ordenador para epicondilitis es un remedio muy útil.

De hecho, el ratón es una herramienta indispensable en el trabajo informático, pero utilizado incorrectamente determina la aparición de síntomas que afectan al codo.

Solo los pequeños movimientos, y sobre todo la actividad de hacer clic, provocan un estrés de los músculos extensores, y se calcula que en una jornada laboral se pueden llegar incluso a los mil clics, determinando así mil movimientos repetitivos, siempre idénticos.

Está claro que un uso correcto del ratón es fundamental, para la prevención, pero sobre todo para eliminar una de las posibles causas, que puede ralentizar la cicatrización.

No te pierdas
No sólo es importante el mouse, también lo es un teclado con una buena ergonomía. Por eso, tal vez te interese leer más sobre  qué es un teclado ergonomico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.